El Viaje


La vida  para mí es un Viaje ,
Para otros  es un Camino. Yo  prefiero" El Viaje".  Un camino es monótono, casi siempre ves lo que está delante, puedes detenerte cuando quieras y dormir a un costado de la ruta.

Un viaje  a veces transcurre en caminos, a veces no.   Hay  tiempos de andar, y tiempos de quedarse.  Hay viajes que salen y vuelven siempre al mismo lugar. Hay viajes especiales que se dán  una sola vez en la vida.

Y si un  viaje, podemos esperar que cada día tenga un destino imprevisible.. Hay adrenalina que mantiene un nivel de "stress" saludable, y la flexibilidad necesaria para los cambios y decisiones que todo viaje implica.
Pensar que cada día, podrías viajar inesperadamente  mantiene una expectativa de la oportunidad,  de ¿tener suerte hoy?. Te daré una hermosa definición de la suerte desde la fé: "suerte es la oportunidad que encuentra su camino y es bendecida allí"

Tener suerte, o encontrar la bendición para nuestro día tiene mucho que ver con la actitud con que tomo cada día. Si solo pienso en "lunes otra vez" y veo la rutina delante mío, eso es lo que me ocurrirá, porque ya dice la Biblia " y me sobrevino aquello que temía".
Los viajes tienen sorpresas. Y Dios dice que El renueva Sus misericordia cada mañana, o sea, que puedo tener expectativas de cambio, hoy.  Nunca pasaba nada en Galilea, hasta que nació Jesús, y la historia se partió en dos.

Quien sabe los imprevistos de cada viaje...

Hace como 30 años viaje a Brasil con una amiga, , y antes de volvernos, en la mañana, mientras desayunabamos , robaron mi bolso.
Dos jovencitas apenas, en Río de Janeiro, sin conocidos ni dinero ni documentos ni pasajes de vuelta.
Fuimos a alguna delegación, y conseguirmos un papel para salir del país .E, hicimos dedo. Al comienzo viajamos bien. Pero en un momento, paró un enorme  camión, y cuando subimos , otro hombre subió y quedamos entre los dos. Ambos iban hablando un portugues muy cerrado y se hacían señas. Mi amiga, que algo entendía, me codeó disimuladamente y me dió una señal al oído. Cuando ellos pararon a comprar bebida, seguro para "pasarla bien"  a nuestra cosata, le pegamos un empujón al que manejaba, , y cruzamos corriendo la autopista.  ambas manos estaban alejadas una de otra sin cruce, y quedamos, en el medio de la nada, en el anochecer.
Logramos llegar a una estación de servicio, y ahi esperabamos, sin saber que más hacer, con hombres y camiones llendo y viniendo, y obviamente, mirándonos.
Teníamos hambre y frio.
Si la vida es un Viaje, es bueno mantener la  esperanza. Como dice un amigo " en cualquier momento , el Gran Cheff dá vuelta la tortilla, y la situación que te afligía, queda del lado del fuego"
Una limousina negra paró en la estación.  No recuerdo,si mi amiga le preuntó algo o el señor vino a nosotras. Pero  al rato estábamos , viajando en la limousina, con un hombre de traje impecable, mientras comíamos la comida que nos había comprado.
Fue hasta la proxima terminal, nos compro el boleto de regreso a Córdoba, y nos despidió amablemente.
Siempre pensé que ese hombre era un ángel. El Cielo auxiliándonos.

Cuando era adolescente, en mi época feliz, tomé un tren para ir a ver a mis padres que vacacionaban en una bahía desierta, y única, porque en vez de arena tenía guijarros y no había olas. Todo eran sorpresas en ese lugar, y  aún desde la salida, viajar sola en tren ya era pura emoción. Una noche mientras cenábamos mirando el mar por el ventanal de la pequeña hostería, mi padre divertido me preguntó si quería acompañarlo a mar abierto a la madrugada siguiente. El sabía, cuanto yo amaba el mar abierto, en otoño, frio, agresivo. Moría por ir. El se reía por la sorpresa que me esperaba. De madrugada salimos con nuestros pilotos de viento,  a un lugar desierto, y finalmente ahí estaba, el mar mas solitario y fuerte que he visto, las olas rompian con furia en esa mañana nublada detrás de los médanos. La brisa salada y fría me hacía temblar, o tal vez era la emoción que sentía.    Mi padre sonriendo no se detuvo allí, siguió caminando, y yo, entrenada a seguirlo, fui tras él. Me llevaba a un cementerio desconocido de caracoles, sabiendo que nunca había encontrado algo que ansiaba desde niña, un caracol gigante. No comprado, encontrado.
Tuve mi caracol que aún conservo, mi mar fuerte y abierto en un frio otoño, y mi corazón  lleno de alegría esa mañana con lo imprevisto.

Si la vida es un viaje, podemos esperar cada día ser soprendidos por un Cielo de abundancia. Y aprender e alegir, como viajar, con quien, y cuando hay que viajar y cuando  debo quedarme.

El concepto es vivir cada día, llenos de esperanza, aceptando el desafío del cambio, no dejando pasar las oportunidades, y aún , provocándolas. Esperando siempre, no que  mañana, sino que en el hoy, Dios me sorprenda.
Hoy, puede ser un día único y especial, porque Dios, renueva cada día sus misericordias sobre nosotros, o sea que "prepara" sorpresas y caracolas gigantes de nacarada belleza cada amanecer. Y aún en el máyor dolor, las cosas pueden dar un giro imprevisto para que comprendamos, que todo, es para bién a los que aman a Dios

Muchas personas pierden la oportunidad de ser sorprendidos y encontrar una vida abundante, porque tienen una mentalidad de rutina y de un mundo seguro y limitado. Su mente no puede viajar, y aunque viajen fisicamente, se limitan a si mismos.
Dios no nos avisa cuando va a bendecirnos, sencillamente lo hace. Puedo estar lista, y tomar la oportunidad, sabiendo que tal vez por única vez, me será ofrecida. O puedo refugiarme en mi mundo, en mi caja, y dejarla pasar.  Y seguir una rutina gris, en un mundo pleno de colores.
Vivir la vida como Un Viaje, es tener compradas las maletas, y la ropa siempre lista, para ser sorprendidos en cualquier momento con la emoción de un destino nuevo, o largamente esperado.
Tener mentalidad de viajero es saber aprovechar mejor, las estaciones en que no viajo, y aprender a ver mejor, quienes son las personas que han estado, al menos en mi corazón, en mis viajes, y en mis estaciones.Esas personas me "aseguran" aún mientras viajo. Ellas son mi ancla y el lugar donde siempre vuelvo.

Creer que la vida es "El , Viaje" es tener esperanza cada día, de  un universo ilimitado de sorpresas.De la Mano de Un Dios Eterno y lleno de amor hacia Su Creación.

Comentarios

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:07 a. m.

    No dudes en pasar unos días maravillosos en esta bahía, tu espirítu de lo agradecerá.

    Morocha - Natal Pacotes Turisticos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario