Primavera en la Bahía...


"Como las cuatro estaciones que marcan el ritmo del planeta, así en el alma hay estaciones sucediéndose... Solo que los tiempos del alma suelen entremezclarse sin previo aviso. (de "Las estaciones del alma", Edith Gero)

     La mañana gris  espera en silencio la primera lluvia de  primavera. Traigo las alas pesadas de invierno, y mi alma tiene tanta sed por crecer como la tierra reseca que mira el cielo por el agua que la nutrirá.
     El aire tibio juega entre  las ramas aún desnudas, y se endulza en mil perfumes mientras pasa por  mil flores. En el lago el agua dejará en días su azul profundo de invierno para virar hacia un cierto  celeste verdoso reflejando las algas que crecen tras las lluvias. El verde furioso de las hojas nuevas se mezcla con el aroma de jazmines y azahar por doquier.

     Asi  como cuento en el libro "Las estaciones del alma"( el que nunca termino, pero todo tiene su tiempo...) tambien hay estaciones sucediéndose todo el tiempo en nuestras vidas.
     El otoño es un tiempo en que las tormentas y los vientos que barren las hojas  (y las obras muertas) pasan y preparan el suelo.  El invierno es tiempo de reflexión al lado del hogar. La naturaleza duerme, y las personas que respetan los ciclos naturales reflexionan.

     La primavera es tiempo de crecimiento y cambio. Es tiempo de abrir los pétalos al viento y brindar nuestro perfume, que ya habremos cuidado  y depurado para que no sea un perfume extraño
    La savia corre veloz, es tiempo  de atender las plantas para que se hagan fuertes.  En los sentimientos, en relaciones,  en como enfocamos la vida, es tiempo de crecer. En adicciones, ocultos secretos, y vicios escondidos es tiempo de dejar atrás las obras muertas. En la vida diaria es tiempo de reconstrucción, limpieza y orden.

     También es tiempo de implementar los cambios que hemos decidido mientras  el frio invierno nos permitía madurarlos en nuestro interior. Como la savia que se descuelga en las hojas nuevas y brillantes, en la primavera del alma  es tiempo para que  tu vital interior te saque hojas nuevas, y muestre lo  que hay adentro tuyo. No te preocupes por las ramas desnudas y oscuras que se puedan ver en el proceso, preocúpate solo por dejar salir lo que hay y ponerlo en las manos de Dios, El hará de  colores  y perfumes el cuadro total.
 
     Crecimiento y cambio. Implementación de decisiones. Abrirse para que lo nuevo entre como abres las ventanas para que entre el sol libre de invierno.
     Para que cuando llegue el esito puedas sentarte a disfrutar del jardin y de tu duro trabajo. sabiendo que tu cosecha estará segura.

     El como vestir el interior de la renovación de la primavera es sencillo. Te diré el gran secreto que todos me preguntan a diario...
- Sí, pero ¿cómo lo hago, por dónde empiezo?
     Paso a paso. Así se logran las grandes empresas. Inspira, dá un paso, uno solo, espira, y repite. Todo comienza en un primer paso,  es el que requiere la mayor cuota de decisión. Dá ese primer paso, obliga a tu pie a darlo si es necesario, haz eso que hace tiempo sabes que debes. Empuja ese primer movimiento que tanto cuesta. Y repítelo hasta que aprendas a seguir por inercia.
     Así suelo comenzar las restauraciones complicadas. Con un paso. Porque a veces, hasta respirar duele. Entonces, otra vez, toma aire, y solo dá un paso, y así, hasta que olvidarás que estás respirando y te darás cuenta que otra vez  estás caminando.

     Ponte en movimiento, la vida es movimiento, y la primavera es la explosión del movimiento. Si no puedes correr, camina, si no puedes caminar, mueve las manos, Si  no tienes manos, habla, si no tienes voz, escribe. Muevete.  Sigue el ciclo vital de la vida. La vida no espera por nadie, mejor es acoplarse al movimiento. Cambia.
     Atrevete a abrirte, a mostrar tus colores al mundo, una flor no pide permiso ni pregunta opiniones. A algunos les gustan, a otros no, pero ellas igual se muestran hasta su mismo corazón, donde mora el nectar que alimenta a otros.

     Regálale tu perfume a un mundo hambriento de cosas verdaderas.
No le des una imagen holografica, ni  un render en 3D. Dale tu original.
     No te preocupes si no brillas, abrete igual, deja que el viento y el sol hagan su obra en tu vida. Otros vendran a tomar de tus colores y aromas, y tus flores serguirán igual de bellas despúes de compartir, en el dulce misterio de quien más dá, más recibe.  Y aún si así no fuera, y tus flores se marchitan tras un fuerte viento, sigue adelante, dando al mundo tu mejor versión y espera en Dios que es experto en imposibles. Tus flores, volverán a brillar luego de la prueba .

     Y quédate navegando por la Bahía que se viste de primavera para traer esperanza para tu vida, sea cual fuere el ciclo interior que estás pasando, estamos para acompañar tus estaciones y tus procesos.


Vinculos:
Descargar gratis libro "Crecimiento y  Cambio""
El diario perfume

Texto: Edith Gero
Imagen:Cheerful Flowers' © Jordan Miller, en Open Photo

Comentarios

  1. Hermana querida, me nace del corazón llamarla así porque cada vez que leo sus escritos siento el amor de Dios a través de sus palabras ministrando en mi vida. Cualquier persona cercana a mi se extrañaría de esto que escribo, pues yo no soy así, pero es que realmente Dios ha utilizado su blog para ministrar a mi vida y para hablarme. Estos días he estado pasando por situaciones en mi alma que no comprendía hasta hoy que leí el artículo "primavera en la bahía" y ahora sé que Dios me está enseñando a manejar cada proceso en mi vida y a sacar provecho en mi crecimiento espiritual de ello. hubo palabras que ussted utilizó que yo por mi profesion manejo con mucha frecuencia y que realmente describen lo que me sucedía y sabe? ya no quiero dar una imagen en render 3D, voy a dar ese original que Jesús está construyendo en mí. Dios le bendiga y gracias por darnos su hermosa version original de lo que Dios ha hecho en usted.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario