No lo sé

No lo sé, sencillamente no lo sé.  Y pueden preguntarme lo mismo miles de veces mas, pero no lo sé.

No sé porque los dias nublados son mas que los de sol. No sé porque hay mas sequía que lluvia .
No sé porque las tristezas superan a la alegria.
No sé porque las bodas y los entierros se unen tantas veces.
No sé porque un hombre o una mujer que juraron amarse se golpean, no sé porque sacan espadas afiladas para hundirlas en el otro con destreza.
No sé porque alguien abandonaria un niño en la calle. No se porque cada dia alguien te grita si hablando podemos entendernos. No sé porqué la manipulación y el abuso está en la minuta del día siendo que Dios lo prohibió expresamente.  No sé porque se dice tan fácil "te amo" y  al rato abandonamos igual de fácil si Dios creó el amor más fuerte que la muerte, para que soporte cuando ya ni el peso ideal ni la belleza ni el placer están.

Pero algo sé.
La Biblia dice que por cuanto le volvimos la espalda a Dios, El entonces nos entregó a nuestra propia maldad.
El comienzo de toda restauración es entonces reparar eso, y construir una relación con Dios firme, y conforme a  sus claras enseñanzas.
Ahora, volver de nuevo a Dios no es la solución de todo, porque el Señor nos aseguró que en el mundo tendríamos aflicción. Pero es la obediencia que me deja tener paz en medio de la tormenta. Esa paz, que sobrepasa todo entendimiento.

Te mentiria si te digo que si sigues un plan de restauracion, mañana todo será increible.  Aprenderás a vivir conforme al Amor de Dios, pero no será perfecto.
No lo será. El mundo camina hacia el  fin angustioso de su existencia. El mal dice la Biblia, se multiplicará, y el amor de muchos se enfriará.
Algunos irán a la carcel, otros serán muertos, muchos sufrirán.
Pero cada dia yo puedo levantarme, extender mi mano al Dios de toda provisión, y tomarme fuerte de El.
Si las aguas llegan a mi no me anegarán, porque mi eternidad esta segura en El.
Si el fuego llega a mi no me quemará. En El estoy confiada.

Hace ya tiempo que  dejé de preguntarme porque, y dejé de preocuparme por el futuro.  Solo quiero hoy seguir amando y encontrar en Su amor la fuerza para seguir.
Conforme la marea de la vida va pasando y parece llevarse de la vida más de lo que trae  a nuestras costas, miro el mar, y en vez de preguntarme porque, dejo que mis ojos se recreen en la belleza del mar que no duerme y me recuerda que así como el mar ha mirado la Creación desde el comienzo así la fidelidad de Dios estárá con nosotros hasta el fin. Quede el recuento y la balanza de lo justo e injusto y de las mil preguntas sin respuesta, para Aquel que es la justicia y que todo lo pesará con la medida adecuada.
Podemos descansar en Su Fidelidad.



Video: Cada día, Pekos y Jesús Adrián Romero
Texto: Edith Gero
Imagen: Mes del mar/José Luis Avila Herrera/vía www.bigxy.com

Comentarios

  1. Hola, me pareció tan hermoso esas imágenes, que nos recuerdan lo grande que es nuestro padre. gracias que dios los bendiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario