El efecto mariposa

"El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir del otro lado del mundo" -Proverbio chino-

     Imagina por un momento que tus palabras viajen por todo un mundo y lleguen a Alaska,  Suecia, Australia, Japón... Imagina que las consecuencias de una decisión que hoy tomas se propaguen de tal manera que influyan las decisiones de personas al otro lado del mundo.
     A toda acción dice la física, corresponde una reacción. Dios nos lo dijo en una forma poética, segaremos de todo lo que hemos sembrado. Todo lo que hacemos tiene consecuencias  eternas, porque somos seres eternos.  Algunas acciones que toman personas concientes de su eternidad, modifican  vidas a todo lo largo y ancho del planeta, trayendo legados no mensurables.

     La otra forma del proverbio citado arriba es "el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un tsunami del otro lado del mundo"... sigue pensando, que lo que hoy decides, puede magnificarse en millones de veces.


     El efecto mariposa es un concepto que hace referencia a que toda perturbación por mínima que sea en las condiciones iniciales de un sistema dentro de la teoría del caos, puede  amplificarse y generar enormes diferencias en el comportamiento futuro del sistema, complicando la predicción a largo plazo. La teoría del caos es la rama de la ciencia que trata la sensibilidad de los sistemas dinámicos  a las variaciones.
 

     No todo es cuantificable ni predecible, Dios es experto en imposibles. Si aún naciste y creciste bajo malos pronósticos como yo, El puede extraer de tí una persona que cambie vidas, un hacedor de historia, un motor de profundas transformaciones.  Los oscuros pasados que pronostican finales más oscuros en las Manos de un Dios poderoso y amoroso se vuelven claras condiciones de vida y desarrollo pleno.

     Haz lo correcto, implementa desde hoy los cambios necesarios, abre tus alas, y algún día verás como el batir de ellas impactó a miles de kms de distancia.  El mundo necesita gente comprometida e integra, dispuesta a amar y servir a otros. Dios te necesita, no eres prescindible para El, El te formó, te pensó y te predestinó para que conquistaras, para que desplegaras alas de águila y volaras los cielos que solo ellas, vuelan. Dios te dió por herencia las naciones si tan solo las pides... El aleteo de tus alas hoy es tan solo una  corta oración.
     Atrévete a desplegar tus alas, y escuchar en el viento tu destino mientras vuelas. Y oirás el eco de tus alas  que animan a otras alas caídas.
     Levanta vuelo, no fuiste hecho para estar encadenado, sino que conocerás la verdad y ella te hará libre. Atrévete a dejar un legado inpredecible.


Texto: Edith Gero
Imagen: Colección especial Butterflies, by José Luis Avila herrera

Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Edith. El efecto mariposa aplica para muchas cosas y sin darnos cuenta se ha convertido en un síntoma invisible de acciones y reacciones en nuestra vida. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario