Entradas

El tiempo especial

Imagen
Jesús, el dulce, viene… Las noches huelen a romero… ¡Oh, qué pureza tiene la luna en el sendero! ...la celeste melodía suena fuera… ¡Señor del cielo, nace esta vez en mi alma!*
Ya sé, la mayoría no concordará con que es el mejor tiempo del año, y tal vez muchas veces yo estoy igual que ustedes: cansada, agobiada, y con el peso de un año difícil.

Y hay más por sumar a este enunciado: se acercan las fiestas y los conflictos personales y familiares se potencian... con quién las pasamos (y con quien no), los que sobran y los que faltan en las mesas generosas dónde intentamos  ocupar con comida los vacíos que muchos portamos. También aumenta la ansiedad por el descanso tan esperado y la preocupación por tener el dinero suficiente y el tiempo para tomarlo. Las sumatorias abundan y se multiplican.

Diciembre es el mes de la verdad, todo parece seguir alumbrado miles de años después, por la poderosa Luz esencial que vino al mundo. En diciembre todo queda expuesto, la soledad, los conflictos, …

Dios usa aun tus fallos

Imagen
Ravi Zacharias recuerda una visita que hizo a un conocido lugar donde fabrican los mejores saris de bodas en el mundo: «Los vestidos se hacían con tal minuciosidad por el detalle, que esperaba encontrarme con un sistema de producción mediante una maquinaria asombrosa. Pero la imagen que tenía no podía distar más de la realidad. Cada sari se confeccionaba individualmente por un equipo compuesto por un padre y un hijo. El padre se sentaba por encima del hijo en una plataforma rodeada por varios carretes de hilo que entrelazaba entre sus dedos. El hijo tenía una sola tarea: a un gesto de su padre tenía que mover el telar de un lado a otro, y así una y otra vez. Esto se repetía durante horas hasta que un diseño magnífico comenzaba a emerger».        «Ciertamente, el hijo tenía la tarea más fácil; solo tenía que moverse cuando su padre hacía un gesto. Pero al servirse de aquel esfuerzo, el padre podía trabajar para realizar un fin que era muy elaborado. En todo el proceso, el padr…

Tres comportamientos no adecuados de los padres con sus hijos

Imagen
Cuando nació Edgard, mi hijo mayor, no estaba preparado; no estaba seguro de saber cómo ser padre. Creo que más que saber, se apoderaba fuertemente el signo de preguntas en mi. 😱 Con el tiempo escuché la ‪frase “Cuando nacen, los niños no vienen con un manual bajo el brazo que nos enseñe a ser los mejores padres․” Esto quiere decir entonces que no estaba solo, que habían otros padres, como yo, sin saber todo lo relacionado cómo criar a sus hijos.‬ ‪Hoy después que “ha pasado mucha agua bajo el puente” creo que estoy listo para criar a mi primer hijo lol 😂... ojalá eso fuera posible ¿verdad? La realidad es que SI es posible hacerlo, con nuestros “nuevos hijos” Es una posibilidad concreta de verter nuestro conocimiento, experiencia y vivencias en los hijos de nuestros hijos: nuestros nietos. ‬ ‪Esto explica en parte, al menos para mí, la felicidad que se siente el saber que tengo otra oportunidad para influenciar... en mis nietos.‬ ‪Por eso es bueno reflexionar y posicionarnos mejor …

La paz de perdonar.

Imagen
Tenemos que ser capaces de perdonar y liberarnos. Tu y yo somos cien por ciento responsables de nuestros propios sentimientos. Independientemente de lo que nos hayan hecho, fuimos creados y estamos capacitados para transformar nuestras vivencias en aprendizaje y desarrollo personal. Al ser conscientes de este fuerza motriz que se encuentra en toda experiencia humana, podemos hacer un cambio en nuestra percepción, valorando a las personas y circunstancias que, de otra manera, nos han causado dolor. Esto no quiere decir en ningún momento que haya que justificar o reanudar la relación con el agresor, tampoco cambiar nuestro comportamiento o dejarnos vencer, es un cambio que hago por mí, no por la persona que me ha hecho daño. Estoy de acuerdo con Rosario Matte quien asegura que el perdón "contiene la promesa de encontrar la paz que deseamos, de sentirnos aliviados y liberados, porque supone aceptar la verdad de nuestro propio derecho como seres humanos, entender que las situaciones…

Cableados para ganar

Imagen
¿Deseas ser un ganador? Piensa entonces como un ganador. Este fue uno de los retos que te hice el pasado Jueves. Como el tema está aún fresco, quiero retomar el hilo de esa reflexión y profundizar más en él. En más de una ocasión he dicho que el hombre fue diseñado para el logro, diseñado para el éxito, y dotado con semillas de grandeza. Creo esto casi tanto como creo en Dios. ¿Que quiero decir con esta declaracion? Sencillamente que el hombre (genéricamente hablando, hombre o mujer) tiene la oportunidad de alcanzar la grandeza y está "cableado", construido de tal manera para que esto ocurra. Creo firmemente que a cada persona se le han dado regalos únicos (talentos), y esos regalos le dan el poder y la oportunidad para lograr grandes cosas, si esa persona aprende a usar esos regalos y canalizarlos en la dirección correcta. Ahora podrías decirme: "Aldo, si eso es verdad, ¿por qué no todos alcanzan la grandeza?” En realidad, esa respuesta es no es difícil. ¡No todos qui…

La última gota

Imagen
El agua es esencial para la vida, sin ella sólo queda esperar la muerte. El planeta parece condenado a una  angustiante sed para millones provocada por sus mismos habitantes.
      El video de Mariano  trata sobre esto.

Vestido de Gracia

Imagen
Durante años tuve un elegante traje completo con saco, pantalón y hasta sombrero. Me consideraba bien elegante vistiéndolo y confiaba en que otros estaban de acuerdo conmigo. Los pantalones estaban hechos de la tela de mis buenas obras, fuerte tejido de obras hechas y proyectos acabados. Algunos estudios aquí, algunos sermones más allá. Muchas personas elogiaban mis pantalones y, lo confieso, tenía la tendencia de exhibirlos en público para que la gente los notara. La chaqueta era igualmente impresionante. Estaba entretejida con mis convicciones. Cada día me vestía con profundos sentimientos de fervor religioso. Mis emociones eran bastante fuertes. Tan fuertes, a decir verdad, que a menudo me pedían que modelara en reuniones públicas mi saco de celo para inspirar a otros. Por supuesto, me encantaba hacerlo. Mientras lo hacía, también mostraba mi sombrero: un tocado emplumado de conocimiento. Hecho con mis manos y de la tela de la opinión personal, lo llevaba con orgullo. Sin duda, Di…