Entradas

Toca mi boca

Imagen
(Jeremías 1. Interpretación personal) 
Sobre la palma de tu mano estoy, Señor, sumisa e inclinada. Toca mi boca para que se convierta en corazón. Si es verdad que me envías, toca mis labios pues no sé hablar. Pon en mí tus palabras, justas todas y valiosas. Si me escogiste desde el vientre de mi madre, si me consagraste a ti desde antes de nacer y me nombraste profeta, ayúdame, dirige mis pasos, dame fuerzas ya que quiero servirte, caminar hacia tu voluntad con pasos firmes. Pido ir donde me envíes, decir lo que me encargues a pesar de la imperfección de mi lenguaje. A pesar de mi miedo pretendo persistir en valentía, en la tuya, no en la que quiere ejercer contra mí la manipulación de la esencia humana. Si he de ir hacia tu encargo llorando, llorando iré y te pido, permíteme la queja de vez en cuando. Antes de dar el siguiente paso libérame de las fieras dudas que me asaltan. Tú estás conmigo para librarme, no retires de mí tu compasión.

Ata mi lengua el silencio, postrada estoy y av…

Teología despeinada

Imagen
Ando la teología despeinada.

Así me amaneció hace ya muchos años y, desde entonces, no se me acomoda con nada.

He intentado ponerla en su sitio, para ir por ahí luciéndola sin que nadie la note, es decir, como la lleva todo mundo. Pero resulta que "antes de que el gallo canta", se me vuelve a despeinar.

Algunos me dijeron: Venga mijito, acomódese este asunto para que no ande así por la calle, no sea que lo confundan con los que "no creen".

Así que procuré utilizar cuanto producto artificial encontré para acomodar teologías. Un shampoo para alisarla, pero sin resultado. Bastaba un viento, aunque no fuera "recio", para volverla a alborotar. También usé un suavizante, igual resultado. Había otro que, según la etiqueta, era para "relajarla", pero al día siguiente amanecía aún más revuelta.

 No había forma. Llegué a sospechar que estaba enfermo, que necesitaba un hospital de teologías, pensé que si hubiera existido un hospital psiquiátrico de las te…

5 Compromisos claves para mantener un matrimonio: "Permanezca puro"

Imagen
Las personas gastan meses planeando su boda, pero a veces descuidan hacer de la planificación del matrimonio una prioridad. Podemos asistir a una clase prematrimonial o hablar con el ministro que celebra la boda, pero normalmente no tenemos muy en claro  los problemas que pueden presentarse dentro de la relación. Podemos incluso no estar plenamente conscientes de cómo nuestros pensamientos habituales y comportamientos pueden amenazar nuestra unidad.
Debido a que el lecho matrimonial es la norma de Dios para la intimidad sexual, es también el lugar que más sufre cuando el bagaje sexual es traído a la relación. Sin importar si es un pasado promiscuo, música cargada de sexualidad, novelas subidas de tono, las heridas no sanadas de abuso, o la exposición a la pornografía — cualquier fuente de estimulación sexual fuera del contexto de su matrimonio es una amenaza peligrosa. No importa qué tan inofensivo usted crea que es, si lo mantiene en secreto de su cónyuge usted está cerrando la puert…

Entre Tú y yo.

Imagen
Afuera. Siempre buscamos que sean las circunstancias externas las que cambien para que nuestro interior se acomode . Pensamos que no seremos felices hasta que otros nos hagan felices, que no estaremos bien por dentro si afuera hay sólo rabia y tensión, y que las cosas sólo mejorarán cuando los demás cambien. Pero lo realmente importante empieza y ocurre adentro.  Es en ese lugar secreto interior dónde el entendimiento, la verdad, y un cambio posible comienzan. En ese espacio singular dónde estamos a solas pero no solos, porque  Dios siempre morará en ese lugar esencial anhelando que seamos dos allí y  no Uno solo que espera (porque si de algo no tengo duda es que Él nos ha esperado desde siempre).
Hay un lugar dentro de nosotros, dónde late la llama eterna aguardando que nos acerquemos a Su Fuego para que todo comience. Y nada puede iniciar sin empezar justo en ese lugar, dónde es necesaria nuestra Presencia a solas con el Creador.  Si la solución, guía, templanza, fuerza, sanidad,…

Abrir la mano

Imagen
Mientras más tratamos de retener algo, más rápido se aleja de nosotros. Apretamos el puño hasta el dolor pero aquello que intentamos aferrar se escurre entre los dedos como agua. Es un contrasentido (como casi todo en la vida), se supone que si queremos algo debemos aferrarnos a eso y no soltarlo...  Sin embargo por esas misteriosas leyescontrasentido de la vida cuyos caminos son más que intrincados, a veces la más sabia manera de quedarse con algo es abrir la mano y dejarlo ir.
La vida es libre, y elige su propio camino. La esencia del amor es libertad y en libertad traza sus propias calzadas. Las personas también son libres en esencia, y tarde o temprano elegirán sus propias veredas por transitar. Puedo intentar cerrar todos los demás caminos (del que quiero) para que no se vean, pero de seguro tarde o temprano fracasaré, y cuando al/lo que intento aferrar  mire ya con ojos abiertos la cantidad de caminos y elecciones  de que lo privó mi egoísmo, me detestará. Y seguro ahí si ha…

Según pasan los días

Imagen
Hay días buenos y días malos. Días de sol radiante y días de tormentas violentas. Hay días pacíficos y días de desasosiego. Días de victorias y otros de enormes frustraciones y fracasos. Hay días en que las palabras nos acarician el alma y días en que palabras duras nos llenan de desgano. Hay días en que encontramos un oasis en medio del desierto y pensamos que los tiempos de pastos verdes han llegado para quedarse, pero… justo en ese momento la próxima tormenta de arena se avecina quitándonos el aliento.
No importa cuan bien intentemos hacer las cosas, los cambios continuos van más allá.  Jesús nos aseguró que en este mundo tendríamos aflicción, no hay nada en La Palabra de Dios que me permita deducir que no habrá más dolor.  Así como se suceden las estaciones cada año así nuestra vida se compone de risa y llanto. Sí, seremos ofendidos, lastimados y criticados. Y no habrá pausa entre esto y la alegría. Y cuando llega lo que no quiero ni espero (porque el dolor y la ofensa siempre…

Ama dos veces.

Imagen
La gente pregunta qué hacer cuando el amor se acaba. Cuando ya intentaste tanto, que estás frustrado y cansado para seguir intentando. Cuando ya no te quedan ganas de seguir. Cuando fallaste tanto, que crees que el otro jamás te mirara con amor de nuevo. Cuando es el otro el que falló tanto, que ya no te queda cariño para seguir perdonando.